Protégete con un acuerdo prematrimonial

Protégete con un acuerdo prematrimonial
En contra de lo que se crea comúnmente, un acuerdo prematrimonial no es solo para millonarios o famosos que con mucha seguridad acabarán divorciándose. Aunque estos acuerdos legales suelen ser para proteger los bienes de un individuo adinerado antes de casarse, hay varias razones por las cuales tales acuerdos pueden beneficiarnos también al resto de los mortales.

Un acuerdo prematrimonial es un contrato legal que dos personas establecen antes de casarse. En esencia, establece detalladamente los bienes de cada persona antes de que se unan en matrimonio y la disposición de las mismas en el caso de que  el matrimonio se disuelva a causa de divorcio o la muerte de uno de los cónyuges.

A menudo, estos acuerdos se establecen para evitar problemas o conflictos durante el matrimonio. Por ejemplo, la gente usa este acuerdo para dejar claro cómo se llevarán las finanzas una vez se hayan casado. Algunos acuerdos incluso especifican qué frecuencia sexual se espera del otro de antemano. Aunque… ¡esto no parece ser una buena receta para un matrimonio feliz y perfecto! Pero en realidad, casi cualquier cosa se puede incluir en un contrato prematrimonial.

Lee también: El lado positivo del divorcio

¿QUIÉN DEBERÍA CONSIDERAR UN ACUERDO PREMATRIMONIAL?

  • Si estuviste casado con anterioridad y, en consecuencia, experimentaste un divorcio turbulento y caro, puede que tengas ciertas tengas reservas a la hora de casarte de nuevo. Un contrato prematrimonial puede ayudarte a paliar algunos de tus miedos por si este matrimonio tampoco dura para siempre.
  • Si cualquiera de los dos, o ambos, tienen una cantidad de bienes considerable, o una diferencia muy grande en ganancias, hacer un contrato prematrimonial antes de casarte puede proteger tus bienes y evitar una separación engorrosa y cara en el futuro.
  • Si alguno de los dos tiene una deuda u obligación legal que pudiera afectar a la otra parte, un contrato de este tipo puede usarse para que las deudas se queden en manos del propietario.
  • Si alguno de los dos tiene hijos de un matrimonio anterior, un contrato prematrimonial puede evitar problemas en el futuro si las cosas no funcionan.

Lee también: Malos hábitos de consumo de las mamás súper ocupadas

  • Si eres propietario de un negocio, deberías protegerte también con un contrato prematrimonial. Parecería obvio que es tu trabajo duro y sudor que fueron los únicos responsables de tu éxito pero, durante un divorcio, las cosas se pueden poner feas, especialmente si tu pareja se involucró en el negocio de alguna manera durante el matrimonio.
  • Si existe la posibilidad de que heredes una gran cantidad, un contrato prematrimonial puede usarse para que los bienes de la herencia se queden en la familia.
  • Si ya estás casado y te estás empezando a preguntar si deberías hacer un contrato prematrimonial, no es demasiado tarde. Un contrato postmatrimonial es similar a un contrato prematrimonial, excepto que se firma después del matrimonio. Comúnmente un contrato postmatrimonial se hace porque se ha cambiado el contrato prematrimonial. Pero, a veces, un acuerdo postmatrimonial se acredita sin documentos previos que lo verifiquen. Por ejemplo:
  • Obtienen una cantidad grande de dinero inesperada o una propiedad de herencia; particularmente si es algo de valor sentimental y quieres asegurarte de que pase a los descendientes en tu lado de la familia
  • Es tu segundo o tercer matrimonio, y estás empezando a sentir que este tampoco va a durar.
  • Tu matrimonio está acabado pero, por razones financieras u otras razones, decides separarte, en vez de divorciarte. Un contrato postmatrimonial puede dejar claro el estado financiero y otros problemas que surjan.
  • Quizá fue una locura de matrimonio o, por cualquier motivo, no tuviste tiempo de hacer un contrato prematrimonial antes de casarte. Tarde mejor que nunca. En este caso, un contrato postmatrimonial puede ser para ti.
  • Recuerda, la validez de cualquier acuerdo matrimonial por escrito que remitas en el momento se puede impugnar por la corte. Así que, un abogado con experiencia debería redactar o revisar el acuerdo. De este modo, podrás asegurarte de la validez del documento si en algún momento en el futuro tienes que echarle mano.

¡Ojalá esto nunca suceda!